BROSMIND STUDIO/
NEOPOP A DOS MANOS


GRÁFICO
ESPAÑA

 

De estética muy fresca, a veces delirante, repleta de color y de trazo sencillo, neopop, es como podemos clasificar el trabajo del dúo gráfico y creativo Brosmind Studio; un equipo de Barcelona capitaneado por los hermanos oscenses Juan y Alejandro Mingarro, cuyo trabajo –la mayoría, en el campo de la publicidad– no se entiende sin la correspondiente dosis de humor.

Formar un tándem creativo, y ser familia, tiene sus cosas buenas y malas. Lo positivo porque, como ellos mismos aclaran, han bebido de las mismas fuentes de inspiración y comparten la mayoría de las referencias visuales. Lo malo? las inevitables discusiones creativas que, como artistas, confiesan les sirven para elevar su nivel de exigencia personal. Lo mejor de todos estos años: que han conseguido un estilo creativo visual fácilmente reconocible y que quién recurre a ellos conoce su lenguaje. “Es un arma de doble filo. Al tener un estilo muy marcado, cuando un cliente necesita ese tipo de material, enseguida piensa en nosotros. Sin embargo, sí es cierto que en ocasiones tenemos que renunciar a ciertos proyectos cuando no encontramos la posibilidad de llevarlo a nuestro terreno. Funcionamos muy bien en los encargos en los que el cliente busca un resultado optimista y colorido”, dice Juan.

Los hermanos aseguran, además, que sus “piezas” necesitan más de una lectura. No es fácil descubrir todo el lenguaje expresivo de un solo vistazo. “A pesar de lo que a primera vista podría sugerir nuestro estilo, siempre hay cierta profundidad y varias posibles lecturas que se detectan en sucesivos visionados”, comentan.

Y aunque la mayoría de sus trabajos ya han incorporado el toque digital al final del proceso, la pareja trabaja a mano, con lápiz y papel, como a la vieja usanza. “Lo del lápiz es anecdótico; lo importante para nosotros es realizarlo a mano, de forma gestual. Creemos que así se consigue impregnar la obra de una personalidad y una calidez muy especial. Evidentemente, con los años la técnica se hace con líneas más precisas y perfectas” aseguran. A esto se suma el trabajo en común, que no se divide por ser dos manos en un mismo lienzo en blanco. Muy al contrario, ellos asegura que de este modo se enriquecen los trabajos y se consigue un equilibro difícilmente conseguido por separado.

Para implementar su trabajo en el estudio, y para no desarrollarse al margen de la tecnología, los hermanos Mingarro están comenzando a animar sus ilustraciones, sobre todo porque cada vez más es un requerimiento que plantean los clientes. “Estamos en una época en la que se necesita que todo tenga movimiento, aunque sea a pequeña escala. Es algo que debemos tener en cuenta”, dicen.

Como hermanos, Brosmind Studio tienen muy claro cuáles son sus obsesiones y objetivos en el campo profesional. De ello dan fe los numerosos premios y clientes importantes que tienen. En el personal, como cuando eran niños, se atreven a tocar disciplinas que complementarias a la creatividad como charlas, conferencias, pequeños vídeos… “En la sociedad actual no hay que ser multidisciplinar; cada uno puede elegir el camino a través del cual se encuentre más cómodo para cristalizar su creatividad. Nosotros hemos flirteado con diferentes técnicas y disciplinas, pero en lo comercial estamos especializados en una ilustración muy concreta. Son dos caras de una misma moneda”, comentan desde el estudio.

Fotos: BROSMIND/ Andoni Beristain

www.brosmind.com